Un ozonizador es un dispositivo que produce gas ozono, gas que libera en un área que contenga aire o agua, eliminando los microorganismos y los olores sin generar ningún residuo y sin producir ningún efecto secundario para la salud.

Se trata de una máquina poco conocida por el público general, pero sí mucho más difundida en ámbitos profesionales, debido a las valiosas propiedades del ozono como viricida, bactericida, fungicida y desodorante. De ahí que el ozonizador tenga múltiples aplicaciones.

Quizá la más conocida popularmente sea su uso médico, a través del agua o del aceite ozonizados, que tienen efectos antisépticos y antiinflamatorios en el organismo, además de propiciar una curación significativamente más rápida de heridas y de lesiones (tales como desgarros musculares, esguinces, etc.).

Pero donde el ozonizador tiene una utilidad clave en el ámbito médico es en la eliminación de virus en instalaciones hospitalarias. Los ozonizadores son un arma eficaz para acabar con las infecciones intrahospitalarias, que son tan perjudiciales para la salud de los pacientes, y que suponen una parte importante del gasto sanitario.

En este mismo sentido preventivo, el ozonizador es muy beneficioso gracias a sus características desinfectantes para evitar contagios en colegios y guarderías, donde reduce mucho la frecuencia de catarros y gripes en nuestros hijos, asi como de  patologías más graves como por ejemplo la varicela o el sarampión.

Ozonizadores de la serie OZO-MASTER

Ozonizadores de la serie OZO-MASTER

En el ámbito laboral, un ozonizador como cualquiera de la serie Ozo-Master resulta también muy útil en los espacios de trabajo ya que libera de elementos patógenos el aire que circula por los  conductos de ventilación. Éstos, debido al deficiente mantenimiento que suelen tener hacen que el aire acondicionado salga contaminado. Esto repercute negativamente en la salud de los empleados, a la vez que implica reducción de la productividad y aumento del absentismo. La incorporación de ozonizadores en los conductos y filtros del aire acondicionado libera el aire de microbios y, al mismo tiempo, eliminar gérmenes y virus como el de la Legionella, lo que ayuda a que los empleados gocen de mejor salud y sean más productivos.

Las bondades de los ozonizadores en el mundo ganadero y avícola, son ampliamente reconocidas : se reduce de manera importante la mortalidad de los animales, tanto porque hay menos gérmenes como porque el sistema inmunitario del ganado es más resistente a infecciones. Y, al criarse más sanos lo animales, la carne y los productos derivados son de mayor calidad.

Y los agricultores y los profesionales encargados del almacenamiento y conservación de las frutas y de las verduras también saben de lo rentable y saludable que son los ozonizadores. Ya que se frena el deterioro de dichos alimentos, asegurando que toda la fruta y verdura llegue en perfecto estado a nuestras mesas. Y no es necesario enfriar tanto las cámaras frigoríficas, lo que significa un menor gasto energético.

Y esto son sólo algunas de las múltiples aplicaciones que tienen los ozonizadores. En definitiva, como habrá podido observar, un ozonizador es una inversión muy rentable, tanto económica para su negocio, como en la salud de usted y los suyos.