El ozono en las piscinas

Inicio/El ozono en las piscinas
El ozono en las piscinas 2017-09-05T15:05:57+00:00

Aspectos fundamentales en la tecnología de ozono para el tratamiento del agua de piscinas

El agua de piscina es un vehículo ideal para la transmisión de enfermedades en el que personas aparentemente sanas pueden ser portadoras de agentes capaces de contagiar a otras personas menos resistentes.

Es necesario, por tanto, llevar a cabo un adecuado tratamiento y desinfección del agua del vaso de la piscina con un producto que cumpla dos requisitos fundamentales:

  1. Garantizar la desinfección.
  2. No ser agresivo con el usuario ni con el ambiente.

El ozono es un gas que se erige como el más eficaz a la hora de conseguir la desinfección del agua de piscinas, ya que, al ser el elemento más oxidante de lo agentes usados, destruye algas y bacterias, desactiva virus y oxida numerosos contaminantes orgánicos e inorgánicos presente en el agua de las piscinas.

Factores que degradan la calidad del agua de las piscinas

Factores degradantes del agua relacionados con el medio

Materia orgánica y mineral Microorganismos
Desechos vegetales
Desechos animales
Polen, insectos, polvo
Bacterias, virus, hongos, levaduras, amebas

Factores degradantes del agua relacionados con los usuarios

 

Soluble Transpiración, orina
Contribución química Coloidal Secreciones (nasal, faríngea, cutánea), cremas, cosméticos
 Contribución química
En suspensión Piel, pelo, otros
Contribución microbiológica Bacterias, virus, parásitos

Problemas sanitarios en el agua de las piscinas

Microorganismos Agentes responsables Consecuencias
Amebas Entamoeba naegleria Meningitis
Bacterias Staphylococcus Rinofaringitis, conjuntivitis, otitis
Virus Papillomavirus Papilomas

Problemas de la desinfección con cloro del agua de piscinas

La cloración es el tratamiento desinfectante tradicional de las piscinas.

La exposición al cloro produce irritación de las mucosas oculares, nasales y de la garganta, que va en aumento hasta producir un dolor agudo. La irritación afecta también a las vías respiratorias inferiores, produciendo una tos refleja que puede provocar vómito y en casos extremos edema pulmonar.

Las personas expuestas durante largos períodos de tiempo a bajas concentraciones de cloro pueden presentar una erupción que se conoce como cloracné.

El típico olor a piscina es debido a la combinación del cloro con compuestos nitrogenados como la urea, presente en el agua por contaminación humana.

Otras sustancias tóxicas y sumamente irritantes se producen asimismo en este proceso. Así, se ha demostrado en estudios experimentales, que el efecto irritativo es más acusado en el caso de subproductos como monocloramina o clorourea, que en el de una exposición a cloro libre.

Proceso de purificación del agua de recirculación de piscinas

La purificación del agua de recirculación de una piscina es un proceso complejo compuesto por varios subprocesos:

  1. Prefiltración. El objetivo de este mecanismo es conseguir la eliminación de coloides y sólidos en suspensión. Consiste en retener las partículas de mayor tamaño evitando su descomposición en el vaso y protegiendo la bomba de circulación del agua. Su diseño debe facilitar una limpieza periódica y rápida.
  2. Floculación. La finalidad de este proceso es el tratamiento de coloides y sólidos en disolución así como partículas en suspensión que, por su reducido tamaño, no hayan quedado atrapados en el primer filtro. Los agentes floculantes consiguen coagular los elementos en disolución para que, una vez precipitados, sean retenidos por filtración. El floculante más utilizado es el sulfato de aluminio, aunque también se usa el cloruro férrico o el aluminio sódico
  3. Filtración. Precedida de una floculación esta filtración permite la eliminación de los materiales responsables de la turbidez, lo que contribuye a un menor rendimiento en el siguiente paso, tanto desde el punto de vista de la purificación química como de la microbiológica. Los filtros utilizados en esa etapa suelen ser de arena o de diatomeas.
  4. Desinfección. Consiste en el tratamiento consistente en propiciar la oxidación de la materia existente en el agua mediante la adición de un agente oxidante , a fin de eliminar los microorganismo presentes en ese agua. El agente oxidante ideal para agua de piscinas debería cumplir lo siguientes requisitos:
    • Máximo poder oxidante con el menor tiempo de contacto.
    • Alta eficacia desinfectante.
    • Fácil y seguro manejo, sin exceso residual a eliminar.
    • No formar productos de reacción tóxicos o irritantes.
    • No originar cambios en la composición del agua.
    • Ser ecológicamente seguro.

El ozono, agente oxidante ideal para desinfección de piscinas

El ozono cumple todos estos requisitos enumerados  anteriormente. El ozono participa activamente en la oxidación y esterilización del agua de piscinas. Generado in situ por descarga eléctrica, tiene un alto potencial REDOX, que lo convierte en el oxidante más potente después del flúor.

Toxicidad del ozono en el agua

Disuelto en agua el O3 resulta completamente inocuo ya que al reaccionar con la materia orgánica se descompone rápidamente.

Mecanismos de acción

  • La base de la acción bactericida del ozono es la oxidación que produce sobre los componentes fundamentales para la supervivencia de los microorganismos.
  • La capacidad de oxidación del ozono es muy alta. La capacidad oxidativa de una sustancia se mide en potencial REDOX y, en este caso, el ozono tiene el potencial REDOX más alto (2,07 V frente a 1,36 V del cloro).

Eficacia biocida del ozono

  • El ozono es eficaz en la eliminación de protozoos, virus, bacterias, hongos y sus esporas.
  • El efecto se hace patente a bajas concentraciones (0,01 ppm) y períodos de exposición muy cortos.
  • Efecto bactericida y bacteriostático.

Acción frente a hongos

  • Ciertos tipo de hongos provocan enfermedades en el ser humano y otros, como los mohos, alteran los alimentos.
  • Los hongos aislados en piscinas y catalogados como más peligrosos pertenecen al grupo de los hongos microscópicos que producen la micosis cutánea.
  • El ozono elimina tanto hongos como esporas gracias a su acción oxidante.

Acción frente a esporas

  • Algunos hongos y bacterias segregan una envoltura que les permite permanecer en estado latente en condiciones adversas hasta que dichas condiciones vuelven a ser favorables, convirtiéndose en esporas.
  • Tratamientos eficaces contra otros microorganismos no lo son frente a estas formas de resistencia.
  • El ozono a concentraciones adecuadas resulta idóneo para combatir esporas.

Ventajas del uso del ozono en la desinfección del agua de las piscinas

Acción desinfectante

  • El ozono es efectivo en la eliminación de un gran número de microorganismos.
  • Su efecto es rápido a bajas concentraciones.
  • Es activo en un rango amplio de pH (6-9).
  • No tiene efecto inhibidor reversible en enzimas.
  • Elimina eficazmente la película biológica.

Ventajas frente a riesgos

  • El ozono reduce significativamente las cloraminas en el agua.
  • No provoca la acumulación de productos residuales.
  • La generación de ozono in situ hace innecesaria su manipulación, almacenaje o transporte.

Ventajas ambientales

  • El ozono no precisa productos de vertido.
  • Convierte moléculas potenialmente dañinas en compuestos menos tóxicos.
  • Elimina los problemas de gestión de envases.

Ventajas en el uso

  • El ozono permite tantos tratamientos de choque como sean necesarios sin coste adicional y sin que suponga ninguna dificultad en su aplicación.
  • El ozono proporciona un agua de excelente calidad y claridad sin conferirle ningún tipo de olores.
  • Mejora la calidad del aire que hay alrededor de la piscina.
  • No produce irritación de ojos ni piel.

Ventajas económicas

  • Permite la supresión de los consumibles químicos y energéticos de los métodos químicos y físicos.
  • Reduce el esfuerzo de mantenimiento (limpieza manual).
  • Ahorra agua, ya que adminte ciclos de concentración mayores.
  • No necesita proceso de dilución para vertidos.
  • Reduce el gasto energético al evitar las incrustaciones derivadas del biofilm que pueden acumularse en los intercambiadores de calor.