Aplicaciones agrícolas del ozono

Inicio/Aplicaciones agrícolas del ozono
Aplicaciones agrícolas del ozono 2017-07-02T17:44:43+00:00

La mayoría de las enfermedades de las plantas se producen por contagio. El ozono destruye todos los microorganismos que producen las enfermedades de las plantas, tanto por acción directa en el agua de riego, como por la cantidad de oxígeno que desprende. El riego ozonizado protege de contagios; destruye incluso bacterias, virus y quistes parásitos difíciles de combatir por otros procedimientos que además, implican el uso de productos químicos algunas veces nocivos para el consumo humano y siempre para el Medio Ambiente. El ozono es un producto de la propia Naturaleza, no contamina.

Ozonización en el riego por goteo

Partiendo del conocimiento científico de los efectos del ozono relativos a su poder y eficacia en la descontaminación y tratamientos del agua, se han realizado diversas experiencias de riego ozononizado en ámbitos distintos y con diferentes tipos de cultivos. La última de estas experiencias está realizada en ANTAS (Almería), concretamente en la finca denominada “El Puntal”, sita en Aljariz.

Estas experiencias se han llevado a cabo mediante la instalación de un generador de ozono inyectando ozono al agua en la proporción calculada para liberarla de microorganismos y administrarla a través de las conducciones de riego por goteo.

La aportación de Oxígeno llega a la planta a través de la raíz constituyéndose con más fuerza dando a la planta mayor capacidad de alimentación, mayor anclaje al terreno y gran protección de posibles contagios.

El resultado final se traduce en una planta sana. Con la simple observación después de un período de treinta días desde el inicio del sistema se detectan plantas más productivas, mejores condiciones de crecimiento y erradicación de anteriores o presentes problemas bacteriológicos, consiguiendo una economización de abonos, insecticidas y otros productos químicos u orgánicos ya que no es necesario incorporar al riego este tipo de aditivos más que en sesiones alternas de riegos. La experiencia ha ratificado que puede reducirse en un 50% el uso de abonos.

Las conclusiones de estas experiencias es que las explotaciones agrícolas o de floricultura dotadas de sistemas de ozonización de agua de riego obtienen en un corto espacio de tiempo (a partir de 30-40 días) la optimización de los resultados estandarizados:

  • Más cantidad de producto. Mayor peso y volumen.
  • Frutos más ricos en glucosa (más azúcares).
  • Productos homogéneos y exentos de defectos externos. Mejor presencia.
  • Plantas más vigorosas y sanas. Exentas de problemas de contagios.
  • Mejor conservación del producto arrancado.
  • Mayor producción en menor espcio de tiempo. Ahorro de agua.
  • Ahorro de aditivos (abonos, insecticidas, etc)

Ventajas del riego ozonizado en la agricultura

Mejor conservación de plantas y productos

Tanto las plantas, como el producto cosechado, contarán con mejores condiciones de conservación. (Existe un sistema de ozonización de aire diseñado especialmente para el transporte en cámaras frigoríficas que aporta estas y otras ventajas tanto para el propio vehículo como a la mercancía).

El producto regado con sistemas de agua ozonizada conserva todas sus características durante mucho más tiempo, en perfectas condiciones de inmunidad microbiológica. Igualmente beneficioso para el producto cultivado es el almacenamiento y/o transporte en ambientes ozonizados.

Mayores beneficios

Una cosecha más voluminosa y un cultivo más productivo conseguido en menor cantidad de días implica ya un ahorro en cantidad de agua de riego. Pero, por otra parte, es también muy importante el ahorro en gastos de abono y otros aditivos que proporciona el riego ozonizado. Hay que tener en cuenta que, por ejemplo, el uso de abonos se reduce hasta un 50%.  De cada dos riegos seguidos, uno ha de realizarse solo con agua ozonizada, sin abono ni otros aditivos. Esta condición es de imprescindible cumplimiento para conseguir las expectativas anunciadas dentro de las garantías preestablecidas.

Mejor sabor

Otra consecuencia muy destacable del uso del riego con agua ozonizada en los cultivos es que redunda en la calidad  del sabor de los productos, que contendrán una mayor cantidad de azúcares.

Más crecimiento

El efecto del agua ozonizada consiste básicamente en una mayor aportación de oxígeno a la raíz. El agua ozonizada que llega al riego está completamente libre de virus, bacterias, hongos, algas, esporas y cualquier otro microorganismo. La ausencia de gérmenes confiere al agua ozonizada las mejores condiciones posibles para lograr un crecimiento de los cultivos mucho más rápido de lo habitual. La planta crecerá con más viveza como podrá comprobarse al cabo de un pequeño espacio de tiempo (entre 30 y 40 días desde el inicio del tratamiento), y con más vitalidad y fuerza.

Más volumen

El riego ozonizado no sólo mejorará el aspecto de la planta, sino que también sus frutos. Estos cumplirán el ciclo de maduración en menor espacio de tiempo y por lo general, presentarán un tamaño más uniforme, compacto, fuerte y relativamente de mayor volumen.

Más producción

Todo lo anterior redundará en la recogida de mayor cantidad de  kilos de producto con el mismo esfuerzo. El rendimiento de la producción aumentará de forma notable gracias al uso del ozono en agua de riego.